El viaje de un mochilero a una nueva vida

Siempre me causó gran admiración los viajeros que no necesitan tener tanto para decidir emprender el viaje a la vida y digo, a la vida, porque aún sin contar con tanto presupuesto para viajar se lanzan a la aventura de ir a vivir, vivir donde la oportunidad resulta una manera de mostrar la grandeza que llevan dentro.

En el camino de la espiritualidad empiezas a entender la frase “atraemos lo que somos” y si somos conscientes de ello sabemos que nada de lo que llega a nuestra vida (momentos, situaciones, personas) son casualidad. De modo que, para este ocasión debía aparecer la persona correcta que con su experiencia iba aportar esa enseñanza.

“Si estuviéramos hechos para quedarnos en un solo lugar, tendríamos raíces en vez de pies”  Rachel Wolchin

Mauro Nahuel, que salió de Argentina hace 3 años y que por el azar de la vida, de forma bastante particular nos cruzamos, me cuenta un poco de su experiencia.

– “Salí de Argentina hace 3 años, estuve viajando por varios lugares y una de las cosas que menos piensas es el tiempo que te quedarás, pero cuando encuentras el sitio que te acoge es mágico, no elegís el lugar, el lugar te elige” dice.

En mi ansia de saber cómo logra identificar el lugar donde siente que debe quedarse, es tan natural lo que expresa que me quedó claro.

– “Cuando estas en el lugar correcto, vas en sintonía, todo va bien, todo fluye. Muchas veces creía que había encontrado el lugar pero no, es como si el mismo lugar te botara, la pasas bien un tiempo pero luego ya”

Después de haber recorrido un par de países y haber estado en un par de ciudades, encontró el lugar que lo hizo conectarse por completo y quedarse. Ese lugar es, San Agustín (Huila), Colombia.

Donde se respira naturaleza y donde su comunidad es bastante cercana

“Una de las preguntas frecuentes y que ya me acostumbré a responder es; ¿De dónde eres?, para mi un poco complicada, deberían preguntarme, dónde nací, yo me siento un poco de varios lugares”

Mauro es un chico bastante espiritual, sus amigos cercanos y los que tenemos la oportunidad de leer sus publicaciones en Facebook lo hemos notado, sentarse hablar con él es sentarse a platicar con una persona transparente, sincera, presta ayudarte, coherente con lo que vive, dice y hace.

Me interesaba preguntarle como empezó su camino espiritual ya que para muchos conectarse con su centro llega de formas diferentes y efectivamente fue así.

“yo encontré ese camino en el viaje, sobretodo conectando con la naturaleza” respondió

Habla mucho de la abundancia, de agradecer, del perdón, de fijarse en uno y dejar la crítica, vivir para uno mismo.

“Ando y voy con lo necesario, no tengo ni más ni menos, tengo lo que quiero porque así lo decido, así lo quiero, así estoy bien”

Tiene tantas cosas en mente, ideas, proyectos, que me resultaba interesante saber, como por cada cosa, se le ocurría el beneficio de la misma, y es que sí, el estar alejados un poco de la bulla, de lo que el resto cree que es mejor para uno, lleva a descubrirse y a encontrar riqueza donde mires.

“Lleva la mochila de conocimientos, no de cosas materiales, aunque parezca mentira lo material va llegando solo, descubre en lo que eres bueno y trabájalo como metas a corto plazo, busca la manera de salir de algo que no te satisface” recalca.

Mauro es amante de la música, antes de salir de Argentina trabajó en varios proyectos musicales, tocó en varias comparsas, la batería fue uno de los primeros instrumentos aprendidos, la percusión es lo suyo, algo que me pareció bastante interesante es que sabe el arte de ritmo y percusión con señas, muy bueno y admirable.

Actualmente da talleres de RITMO Y PERCUSIÓN, proyecto que lleva el nombre de UDUMBARA PERCUSIÓN, y otro musical llamado TOQUE Y MADERA pasen a revisarlo.

En medio de una conversación que resultaba enriquecedora y que daba gusto hablar, Mauro hace un paréntesis para decir

“El propósito de un viajero, aparte de descubrirse, es el de sanar el árbol genealógico, romper con patrones autoimpuestos, sanar nuestro pasado y transformarlo”

La nueva vida empieza por el auto-descubrimiento, es lo mejor que le puede pasar al ser humano, la verdadera esencia, autenticidad solo es posible cuando por tus propios medios logras ver lo que hay dentro de ti, para Mauro fue empezar a encontrarla viajando, la nueva vida empezó por él mismo, dejándose sentir, fluir.

El universo siempre te dará el lugar, los momentos y experiencias que harán ver con ojos de amor y bondad al mundo entero. ¡Nunca estamos solos!

Comentarios

  1. Leo

    Wow, genial, cada vez son más los que encontramos el camino de regreso a nosotros mismos luego de perdernos entre tanta compromiso y sociedad desde que nacemos, casi sin darnos el chance a elegir, ya la vida nos tenía otra vida para vivir, pero acá estamos haciendo camino y nueva vida en ellos, ya que más que el destino es el recorrido lo que más nos enseña. La meta siempre estará allí, el camino es lo que cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *